chaman

Siento que todos los animales que llegan a mi vida vienen a traer enseñanzas.

Para mi, ellos son maestros y me enseñan cómo poder ayudar a otros animales con lo que me muestran a diario.

Formamos un equipo y por ello voy a dedicar unos cuantos micro artículos a presentarlos como merecen.

El primero al que os quiero presentar es a Chaman. Ha sido el último en llegar a casa.

  

Chaman es un galgo de unos 3 años y llegó pisando fuerte .... Debido a un accidente cazando con su galguero, se partió el fémur. Ha pasado por 4 operaciones muy duras, muchísimo dolor en estos 3 meses desde el incidente y al final perdió la pata.

 

Él es feliz, se maneja perfectamente y hace vida normal.

Le encanta correr y salir a pasear.

 

En este tiempo ha demostrado ser un perro muy valiente y luchador.


Ahora, tras muchas dudas y muchos sentimientos enfrentados, por fin vive con nosotros.

 

Es difícil explicaros el proceso por el que hemos pasado, por el que paso Paula y Dani, su casa de acogida y el proceso por el que ha pasado él.

Han sido meses muy duros para ellos, pero ya forman parte del pasado. Aprovecho de nuevo para agradecerles todo lo que han hecho, porque gracias a ellos y a la chica que le rescató, sigue con vida. Debido a que ninguno miró hacia otro lado, este ángel sigue en la tierra.

 

Chaman viene con energía a tope, con ganas de vivir, de dar y recibir amor, de luchar y jugar

sin parar.

Lleva apenas 2 semanas con nosotros y ya está completamente adaptado.

 

No sintáis pena por él, por verle amputado. Los animales son seres extraordinarios, maravillosos, que nos demuestran con cada mirada y acción que se puede vivir de una manera plena a pesar de las circunstancias. 

 

Todo el mundo pregunta "¿qué le paso?, pobrecito ... "

No le hacéis ningún favor sintiendo pena

por él, ni por ningún ser. 

Conectar con su alegría, con sus ganas de vivir y de luchar, con su coraje.


Creo que cada ser que forma parte de mi vida, de mi, hace que desarrolle una parte de mi misma, y este bichejo de 3 patas viene a enseñarme lo que es el valor.

 

Bienvenido a nuestro barco Chaman. Espero que compartamos un viaje largo y pleno contigo.

Prometo hacerte feliz, darte cientos de besos a diario y correr y correr y correr a tu lado.

Gracias por ser mágico y luchador. 

Gracias por llegar a nuestras vidas.